Página oficial del poeta Agustín Millares Sall



Segunda etapa (1959-1967): el "poeta del pueblo". La nueva crisis de 1969-1973.

El renacer público del poeta en 1959 se deben a los estímulos de Manuel Padorno y Juan Marrero Bosch para sacarle del ostracismo, iniciándose con tertulias en el domicilio del poeta y la lectura de los versos de sus Libretas negras.

1959 fue un año decisivo, el del “asesinato legal”de Juan García Corredera por garrote vil. A partir de aquí la oposición al franquismo se refuerza y nace el grupo político Canarias Libre, liderado por los abogados Fernando Sagaseta y Antonio Cubillo. Por esa época se constituye el grupo de Teatro y Poesía del Gabinete Literario, con Juan Marrero Bosch al frente (responsable de cultura en la directiva que presidió Manuel Padrón Quevedo), Manuel Padorno y Josefina Betancort, realizando lecturas dramáticas y recitales de poesía. El primer acto en el Gabinete se realizó en 1959 con un recital del poeta presentado por Manuel Padorno con el texto “Agustín Millares, tu silencio al demonio”. Otras cinco sesiones del grupo, en la que se incluyó un homenaje a Antonio Machado con motivo del XX aniversario de su fallecimiento fueron suficientes para desatar otra espiral de denuncias, interrogatorios en comisaría a Padorno y Marrero y la multa al Gabinete, que puso fin al grupo.

En 1960 se publicó Siete elegías a un tiempo por El Museo Canario, con los poemas “Elegía primera”, “Elegía a la voz de mi padre” y ”Recuerdo de Sixto”. En dicho año se editó en Praga el libro España para ti, con ilustraciones de Pablo Picasso, dando a conocer en lengua checa a un grupo de poetas, destacando José Luis Hidalgo, Blas de Otero, Gabriel Celaya y Agustín Millares Sall.

Obtiene en 1961 la flor natural en los Juegos Florales organizados por El Gabinete Literario con su “Cantata a Gran Canaria”, siendo mantenedor de los mismos Gerardo Diego. El segundo premio fue para Manuel Padorno y tercero para un desconocido Antonio García Ysábal. Ese mismo año gana el segundo Premio de Poesía Tomás Morales, convocado por la Casa de Colón, y se presenta, sin éxito, al Premio Adonais, animado por su amigo el profesor estadounidense y eminente galdosiano José Schraibman. El 1964 aparece Nuevas escrituras, en la Colección Tagoror de Lázaro Santana y Fernando Ramírez, y de Habla viva en Barcelona, a cargo del editor Joaquín Horta.

En 1967 se publica la antología Poesía unánime, en la Colección Hoy por Hoy al cuidado de Manuel González Barrera y Emilio Díaz Miranda, con prólogo de Isidro Miranda Millares y portada de Manolo Millares. Entre los poemas inéditos está “Canción de la calle”. La polémica, otra vez en la Sección Cartel de las Artes y las Letras, entre el joven crítico literario y poeta Jorge Rodríguez Padrón y el prologuista: el poema como “medio de comunicación” o como “medio de conocimiento”.

Tercera etapa (1974-1989): plenitud de la madurez de un poeta por nuevos rumbos.

Los tres tonos del poeta: el social realista, el surrealista y el lúdico, aparecen ya en Segunda enseñanza. Poesía que gana en trascendencia y remite en la inmediatez de la protesta, en los poemas de circunstancias, conservando siempre su ética y militancia política. Sin abandonar el discurso social y a veces mitinero, se produce una voluntad de cambio de registro de su código poético. Obras de sesgo muy diferente, sin las amplias concesiones precedentes a lo contextual y más imbuidas de un lirismo bien elaborado y de aspectos lúdicos Segunda enseñanza (Ediciones Nuestro Arte, Santa Cruz de Tenerife, 1974) son un conjunto de poemas escritos entre 1971-1972: “tentativa de renovación formal, sin abandono del contenido que siempre ha sido el motor de cuarenta caballos y pico que me ha movido por la inefable carrera poética”, según palabras del autor (“Ante Segunda Enseñanza”, La Provincia, 11-VIII-1974). Autocensurada por los editores, la última parte del libro recoge poemas expurgados que el poeta agregará a su segunda antología de 1979. En la Dedicatoria dice: “A mi hijo Agustín, verdadero causante de esta segunda enseñanza”.

En los primeros años de la transición se produjo un encuentro importante con la música. Juan Carlos Senante en su primer disco, musicaliza cuatro poemas de Agustín: “Saludo”, "Canción de la calle", "Contigo" y "Yo poeta, declaro", quizás la canción que consigue un mayor arraigo popular. El grupo palmero Taburiente hace una versión de este tema. Dulce Gil del grupo Magma 12 pone música al poema "No vale", que también graba Senante. Elfidio Alonso hace lo mismo con "Canción de la calle” para el repertorio de Los Sabandeños. Con posterioridad, Teddy Bautista pone música a los poemas “Aguafuerte” y “Elegía primera”. Pero su actividad poética nunca cesa. En 1979 publica la antología El paraíso de los nudos (Edirca, Las Palmas) bajo la responsabilidad de José Ramón Santana Godoy, con varios poemas inéditos. Y más tarde Andén verde (Centro de la Cultura Popular Canaria, 1982).

En 1985 se le concede el Premio Canariasde Literatura, especificándose en el acta del jurado que: “Agustín Millares Sall es uno de los poetas más representativos de la poesía española de posguerra. Su poesía se constituye en una de las voces más personales, insobornables y esperanzadoras en lengua española y su talante intelectual y su actividad como promotor de empresas culturales, como la colección Planas de poesía o la revista Millares, le hacen digno acreedor del premio que hoy fallamos”.

Los últimos libros publicados por Agustín Millares fueron: Tierra batida (Centro de la Cultura Popular Canaria,1986), obra concebida como homenaje a Miguel Hernández; Más lejos que yo amargo (Madrid, Colección Endymion de la Editorial Ayuso, 1987), que representa una nueva incursión en la poesía amorosa. En esta época se revela no sólo un poeta de la calle sino también un poeta doméstico., en donde sale a la superficie el yo profundo, introvertido y escéptico.Antes de su muerte en su ciudad natal el 6 de marzo de 1989 publica dos libros: Metamorfosis de la estrella (Colección Agustín Espinosa, Ediciones de la Viceconsejería de Cultura y Deportes del Gobierno Autónomo, Las Palmas, 1988), con prólogo de Manuel Padorno y dedicado a su nieta Esther Cecilia; y su tercera antología: La palabra o la vida (Obra poética) (1989), con dos poemas inéditos dictados a sus hijos en su cama del Hospital Insular. La población canaria le rindió una despedida multitudinaria, la bandera roja del PCE y la republicana cubrieron su ataúd.

A lo largo de estos años se han publicado los siguientes libros:
Poemas inéditos (1948-1980), Departamento de Literatura y Debates del Cabildo Insular de Gran Canaria, 1992; introducción, estudio y selección de Jesús Páez Martín.
Juan Jesús Páez Martín y su premiada tesis doctoral, Agustín Millares Sall: el hombre en su época, Las Palmas de Gran Canaria, 1993.
Salvas de juguetería (1997), con prólogo de Carlos Álvarez e ilustraciones de Alberto Manrique, con diseño de su viuda.
Agustín Millares Sall. Antología Poética, Centro de la Cultura Popular Canaria-Gobierno de Canarias, Tenerife, 2004; introducción y selección de Jesús Páez.
Agustín Millares Sall. Antología poética Yo poeta declaro. Viceconsejería de Cultura del Gobierno de Canarias, 2014.
Agustín Millares Cantero.